Skip to content

Dulce sabor de boca. Washington.

17 mayo, 2015

La facilidad de empaquetar a los habitantes de una región o país en base a conceptos completamente superficiales, es una ingenuidad que nos hace experimentar la auténtica magia de viajar. Romper la barrera de mis propios prejuicios parece ser más largo camino que un simple recorrido en bicicleta.

La lluvia sigue presente, insistente y continua. La carpa no tiene tiempo de secarse, los sacos de dormir tampoco y la reserva de ropa seca amenaza con acabarse. Cuando nos despertamos preparamos café, y bajo el ruido de la lluvia cayendo sobre la carpa dejamos pasar la mañana con la esperanza de ver salir el sol por tan solo unos instantes. A veces, tomamos la decisión de seguir nuestro camino y dentro de una improvisada rutina que poco a poco hemos ido adquiriendo nos vestimos con las húmedas ropas del día anterior. Empaquetamos nuestras cosas mojadas en bolsas impermeables que contrariamente a su función original, evita que se moje el resto de pertenencias que llevamos en nuestras alforjas.

Cubrimos nuestros pies con bolsas de plástico nuevas y con la cabeza gacha damos nuestras primeras pedaladas del día hacia el norte. Cuando llueve es mas fácil subir que bajar, por una sencilla razón, y es que cuando lentamente ascendemos por una montaña la lluvia cae sobre nosotros a su propio ritmo, y en cambio cuando bajamos a la velocidad que el peso de nuestras bicicletas alcanza durante el descenso, es nuestro cuerpo el que se lanza contra la lluvia mojándonos la cara y escurriendo las gotas por dentro de nuestro empapado abrigo GoreTex. Al final los pies, cubiertos con una bolsa de supermercado, son los más calientes al terminar el día.

La costa pacífica esta llena de leones marinos, y casi siempre se juntan en grandes grupos a descansar.

La costa pacífica esta llena de leones marinos, y casi siempre se juntan en grandes grupos a descansar.

Hoy ha salido un poco el sol al final del dia por lo que llenamos nuestras bolsas de agua y aprovechamos para ducharnos.

Hoy ha salido un poco el sol al final del dia por lo que llenamos nuestras bolsas de agua y aprovechamos para ducharnos.

Este, sin duda, es el mejor momento del día.

Este, sin duda, es el mejor momento del día.

Hoy a salido el sol entre las nubes justo antes de esconderse tras el horizonte cuando atravesábamos una pequeña población de casas bajas al estilo del más puro oeste americano. Paramos nuestras bicicletas frente a un motel y como acompañando los rayos de sol que aun alcanzaban a calentar nuestras cansadas caras, apareció Maureen. Compartimos algunas palabras con ella antes de que nos invitara a disfrutar de su pequeño paraíso para viajeros.

Es un motel, o eso es lo que puede parecer a simple vista. Las habitaciones limpias y ordenadas como si de su propia casa se tratara, equipadas con cocina, lavadora, secadora, un pequeño salón, un dormitorio… en definitiva es un acogedor apartamento que Maureen atiende con absoluta pasión y sin más secreto para conseguir hacerlo bien que el amor.

Maureen es una de esas bellas personas que hace las cosas con amor. Sea Haven Motel.

Maureen es una de esas bellas personas que hace las cosas con amor. Sea Haven Motel.

Metemos todo en la lavadora, todo.

Cruzando sobre el río Columbia, en su desembocadura al océano Pacífico, alcanzo el último estado del país antes de cruzar la frontera con Canadá, Washington, un dulce sabor de boca para terminar esta etapa del viaje.

El sol nos acompaña tímido los próximos días, pero ya es tarde y el cuerpo nos pasa factura de tantas horas bajo la lluvia. Al llegar al pueblo de Chehalis necesitamos llamar al seguro para que Bea sea atendida por un médico, lleva varios días sufriendo una infección de orina que crece con el paso de las horas. Paramos en la puerta de una cadena de supermercados que sabemos ofrece wifi gratis y nos ponemos en contacto. Vamos a tener que estar un par de días en este pueblo para que Bea se pueda recuperar, hoy apenas puede moverse. Y antes de comenzar las preocupaciones para encontrar un lugar donde quedarnos aparece Dwaine frente a nosotros, sonriente, curioso por saber quienes somos, y con muchas ganas de poder ayudar. 15 minutos más tarde Bea está acostada sobre una cama y yo compartiendo unas cervezas en la cocina con Robert, su hijo Jeremy, y nuestro ángel del camino, Dwaine. Pasamos tres días con ellos, como en casa, y creerme si os digo, que nos costó mucho irnos de allí.

De izquierda a derecha. Robert, Dwaine y Jeremy.

De izquierda a derecha. Robert, Dwaine y Jeremy.

Son muchas las personas que se nos acercan en el camino para ofrecer una mano, más bien su casa, aunque a veces simplemente cualquier cosa que en ese instante este a su alcance. Nunca había sentido este recibimiento en ningún otro lugar, la gente nos para en la calle o se acercan si es que nos ven mirando el mapa, nos llegan a ofrecer en un mismo día tres casas diferentes! Tenemos que decir que no, aunque nos cuesta un montón hacerlo, pero si no aun seguiríamos en Washington!

Gary paro su coche en la carretera de camino a su trabajo para invitarnos a su casa. Hace unos años había hecho un tour con su familia, hijos incluidos, alrededor del mundo en bicicleta. Janice es su esposa.

Gary paro su coche en la carretera de camino a su trabajo para invitarnos a su casa. Hace unos años había hecho un tour con su familia, hijos incluidos, alrededor del mundo en bicicleta. Janice es su esposa.

Pero siempre hay personas con las que existe una especial conexión que no podemos dejar pasar, entonces nos dejamos llevar por la esencia de viajar, y el tiempo se detiene por unos días.

Encontramos a Gunnan parado en la carretera con un papel en la mano. – ¿tienes un minuto?- me dijo tímidamente. Por un momento pensé que podría ser un predicador o alguna cosa asi, ya que se acerco como para darme el papel… -Os he visto cuando estaba yendo a mi trabajo- comenzó diciendo… -y ahora que regreso dos horas mas tarde os veo aun en la carretera bajo la lluvia… ¿querríais venir con mi mujer a casa, dormir en una cama, ducharos y descansar un poco?- me pregunta mientras con la mano me enseña el mapa que el mismo había dibujado sobre un papel.

Gunnan trabaja en los tendidos electricos desde hace muchisimos años y me invita a acompañarlo para enseñarme como hace sonreir a la gente devolviéndoles la luz (palabras textuales de él)

Gunnan trabaja en los tendidos electricos desde hace muchisimos años y me invita a acompañarlo para enseñarme como hace sonreir a la gente devolviéndoles la luz (palabras textuales de él)

La entrada a la casa es difícil de transmitir… el sol caía sobre el océano pacífico asomando entre las nubes que habían dejado el suelo mojado unas horas atrás. Una entrada de gruesos troncos da paso al rancho de caballos en el que Gunnan y su mujer Julie viven.

–Mira Julie!, me encontré a estos chicos en la carretera y vienen a quedarse el fin de semana con nosotros!- le dice mientras se acerca a besarla. Julie se encuentra dando de comer a los caballos en este momento en el que Bea y Yo no miramos y decimos…

-¿el fin de semana? Pero si hoy es Jueves!-

-Bueno, no pretenderéis pedalear por esta carretera el fin de semana, se pone hasta arriba de coches, y aquí vais a estar mejor que en ningún sitio- dice Gunnan contundente.

Ya nos conocéis, no sabemos decir que no.

Julie ama los caballos, y dedica el 100% de su tiempo a cuidarlos.

Julie ama los caballos, y dedica el 100% de su tiempo a cuidarlos.

Julie enseña a Bea como amaestrar los caballos

Julie enseña a Bea como amaestrar los caballos

Bea disfruta ayudando a Julie en el cuidado de los caballos durante estos días.

Bea disfruta ayudando a Julie en el cuidado de los caballos durante estos días.

Titán es uno de los caballos que Julie trata con verdadero cariño.

Titán es uno de los caballos que Julie trata con verdadero cariño.

Simplemente nos sentimos familia por unos dias.

Simplemente nos sentimos familia por unos dias.

Anuncios

From → EEUU

10 comentarios
  1. Luis Santiago Menendez Jeannot permalink

    En cada entrega te superas, Juanin. Esta nos encantó y nos esta reconciliando con el pueblo norteamericano. Además si os ayudan tienen todas nuestras simpatías. De las fotos ni comentamos. Una maravilla. Un fuerte abrazo para los dos.
    P/D. Esperamos y deseamos que Bea ya esté recuperada. Un problema de tipo que tiene es muy molesto sentado en el sofá de casa asi que sobre un sillin…

  2. Esperanza permalink

    la verdad es que tu historia me hace creer y casi tocar que la buena gente existe .

  3. Chicxs mucha fuerza para seguir palante, vuestra historia a lxs que os seguimos nos está haciendo creer que si que queda mucha gente buena, o gente normal, o lo que deberia ser “lo normal”, ayudarnos un poco no?Que lindo planeta si esto fuese lo normal y no tanta guerra y violencia… Lo dicho, mucha suerte compas.

  4. Ana Giménez permalink

    Ya os comenté una vez que lo que hacéis es maravilloso y un regalo, no solo para vosotros, también para los que os seguimos… Las fotos, la aventura y tus palabras han hecho que me emocione otra vez… Tener día chungo, pero parar para leer una nueva aventura vuestra me han hecho “saltar” una sonrisa, millones de gracias! Fuerza y a seguir… Que no vais solos! La buena energía os acompaña, de ahí que os encontréis con tan buena gente.

  5. Alberto Muñoz Indurain permalink

    Que envidia me dais cada vez que leo y veo las fotos. Yo he conseguido terminar mi pequeña aventura del Camino de Santiago y si la felicidad se mide por kilómetros recorridos, me imagino com os encontráis. Animo y adelante.

    • Mi enhorabuena!! siempre los primeros kilometros son los más dificiles de afrontar, y ninguna aventura es ni más ni menos importante, lo maravilloso es vivir una! un abrazo!

  6. Copo permalink

    Qué buenas vibraciones y qué preciosas fotos. Los caballos…la gente…todo apetecible.

    • Gracias Copo, que alegría que sigues acompañándonos! …y debe ser que no hay muchas faltas de ortografía si es que no mencionas nada al respecto… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: