Skip to content

Horizonte Norte. Recorriendo California.

Con rumbo norte, como no podría ser de otro modo, el documental Horizonte Norte sigue sumando luces mágicas que se almacenan en un disco duro. Imágenes que con mucho mimo y paciencia irán después tomando forma y convirtiéndose en una historia muy especial. Ya hemos compartido experiencias en Colombia, Panamá y ahora lo hacemos en California.

Como siempre la llegada de Álvaro es una revolución. Bueno, Álvaro es la revolución. Su inagotable energía nos contagia por unos días y al son de largas conversaciones vamos descubriendo los bosques en estos valles de California.

Los alrededores del lago Tahoe son tan perfectos que parecen pintados.

Los alrededores del lago Tahoe son tan perfectos que parecen pintados al gusto de cada uno.

Bea en el lago Tahoe. No te cansas de mirarlo.

Bea en el lago Tahoe. No te cansas de mirarlo.

Lago Tahoe

Las aguas del Lago Tahoe son completamente perfectas. Sus reflejos también.

Un pequeño lago, cerca del lago Tahoe, nos sorprende con las luces del atardecer.

Un pequeño lago, cerca del lago Tahoe, nos sorprende con las luces del atardecer.

Despertarse antes que el sol y preparar un café siempre es un regalo.

Despertarse antes que el sol y preparar un café siempre es un regalo.

Bea y Álvaro iluminados, en todos los sentidos, en el valle del Yosemite.

Bea y Álvaro iluminados, en todos los sentidos, en el valle del Yosemite.

Dos águilas nos acompañan al final del día. Foto de Bea.

Dos águilas nos acompañan al final del día. Foto de Bea.

Desde siempre comparto con Álvaro la pasión por los amaneceres y el café. Bea le va tomando el tranquillo.

Desde siempre comparto con Álvaro la pasión por los amaneceres y el café. Bea le va tomando el tranquillo.

Tenemos ganas de que nieve, es invierno y queremos pasear al silencio de los bosques nevados, lo deseamos con tanta intensidad que a la mañana siguiente me despierto con una extraña sensación, asomo la cabeza y veo la nieve caer sobre mi.

No supimos medir la intensidad de nuestros deseos y nevó hasta dejar todo completamente blanco. La nieve alcanzaba ya nuestras rodillas al caminar y la alegría se convirtió por algunos minutos en preocupación. Nos encontramos en el parque nacional de Kings Canyon y los Ranger que cuidan de esta basta extensión prácticamente virgen están atentos a nuestros movimientos, hasta el punto de mandarnos una quitanieves especialmente para nosotros y asi poder salir de las montañas otra vez.

Álvaro avanza por la carretera para encontrar el mejor punto de vista y apretar el Rec.

Álvaro avanza por la carretera para encontrar el mejor punto de vista y apretar el Rec.

¡Estoy grabando! grita Álvaro entre la nieve. ¡espera que te estoy sacando una foto! le grito yo desde lo lejos.

¡Estoy grabando! grita Álvaro entre la nieve. ¡espera que te estoy sacando una foto! le grito yo desde lo lejos.

Queríamos que nevara, y nevó.

Queríamos que nevara, y nevó.

Por la noche tuvimos una tregua con la nieve y las estrellas salieron a vigilar nuestros movimientos. Pero no debió de durar más que lo que tardamos en dormirnos y a la mañana siguiente el techo de nuestra carpa estaba justo encima de nuestra narices. El peso de la nieve había aplastado completamente la estructura pero sin llegar a romperla.

Por la noche salen las estrellas a saludarnos, pero pronto desapareceran.

Por la noche salen las estrellas a saludarnos, pero pronto desapareceran.

Buenos días desde Kings Canyon.

Buenos días desde Kings Canyon. 

Los días pasan rápido y paseando por las calles de San Francisco vamos grabando las ultimas imágenes antes de separarnos de nuevo. Es muy impactante para mi planear el siguiente encuentro, me doy de bruces con la realidad de un viaje que llega a una meta que un día creí infinita, inalcanzable y por lo tanto eterna en el tiempo. Pero no, hoy estamos hablando de encontrarnos en Alaska, comienza a hacerse una realidad casi palpable en las palabras que pronunciamos y me doy cuenta de que si, efectivamente, me estoy cruzando el gran continente americano en bicicleta.

Llegar a Yosemite.

Cuando decidí llegar a Alaska en bicicleta no tenía claro que realmente pudiera hacerlo, estaba lejos, muy lejos y muchos meses de frío, calor y montañas me esperaban por delante. Ahora miro casi convencido hacia el norte con la meta más cerca y no creo que exista nada que consiga pararme. Aquel día me imaginé cruzando muchos lugares que encontraría en el camino, y uno de ellos sin duda era el valle de Yosemite.

Tras escalar las montañas que separan la costa oeste de California del emblemático valle, nos dejamos caer por las laderas que nos llevan hasta lo más profundo del parque nacional Yosemite.

Entramos al valle de Yosemite por el mirador del túnel. Cuantas veces había soñado con ver a Tatacoa aqui puesta.

Entramos al valle de Yosemite por el mirador del túnel. Cuantas veces había soñado con ver a Tatacoa aquí puesta.

Tuve la ocasión de visitar este valle hace ya más de 5 años pero llegando en bicicleta siento que es la primera vez que veo estas inmensas paredes de granito. Los ríos bajan cristalinos entre las piedras y los arboles se estiran hacia el cielo con un grosor en sus troncos que no podemos evitar parar la bicicleta y darles un abrazo.

Queremos empaparnos de este lugar, conocerlo y recorrerlo al ritmo de nuestros pies, asi que dentro de las limitaciones que tiene visitarlo en temporada de invierno nos ponemos a ello.

Montamos nuestra casa de tela en el campo 4, un camping a los pies del Capitán rodeado de inmensos arboles y piedras color gris. Hacemos fuego, caminamos bajo los arboles, subimos a lo más alto, hacemos café, vamos a buscar leña, leemos… descansamos.

Nuestro campo base en el Campo 4

Nuestro campo base en el Campo 4

Los primeros rayos de sol atraviesan el  humo que tuesta nuestro pan por la mañana.

Los primeros rayos de sol atraviesan el humo que tuesta nuestro pan por la mañana.

Son muchos los animales que podemos ver por el valle atraídos por la comida.

Son muchos los animales que podemos ver por el valle atraídos por la comida.

Yosemite falls.

Yosemite falls.

Yosemite

Paseando por los bosques, camino a las cascadas.

Caminando entre los bosques la luz nos regala grandes momentos, y Bea sabe captarlños con la cámara. Foto: Beatriz Pardo.

Caminando entre los bosques la luz nos regala grandes momentos, y Bea sabe captarlos con la cámara. Foto: Beatriz Pardo.

Yosemite

Desde lo alto de las cascadas la vista del valle es realmente magnífica. Foto de Bea.

Dos cuervos tontean al atardecer sobre el valle de Yosemite.

Dos cuervos tontean al atardecer sobre el valle de Yosemite.

Volver al campamento es un verdadero espectáculo a cualquier hora del día.

Volver al campamento es un verdadero espectáculo a cualquier hora del día.

Tenemos la suerte de presenciar un momento mágico en estas históricas paredes de mas de 900 metros de verticalidad. Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson están completando, tras 19 días de escalada continua, la vía de big Wall más difícil del mundo; y estamos aquí para verlo! Desde la base de la gran pared vemos sus tiendas de campaña colgando en lo alto. En la pradera del valle se amontonan los medios de comunicación para contarle al mundo lo que esta sucediendo, y a través de las cámaras, con un objetivo más pesado que todo lo que transporto yo en la bicicleta, podemos ver perfectamente como los escaladores realizan los últimos pasos en lo más alto de la pared. Un grito al unísono nos confirma que efectivamente lo han conseguido.

Paseando por la base del Capitán mientras  Tommy y Kevin realizaban sus últimos pasos en la pared.

Paseando por la base del Capitán mientras Tommy y Kevin realizaban sus últimos pasos en la pared.

Tommy Caldwel y Kevin Jorgeson atienden a la prensa tras 19 días de escalada.

Tommy Caldwel y Kevin Jorgeson atienden a la prensa tras 19 días de escalada.

Josh Lowell es el director de la película que se ha rodado con la escalada.  una logística y técnica digna de admirar.

Josh Lowell es el director de la película que se está rodado con la escalada. una logística y técnica digna de admirar.

Un problema con nuestra tarjeta de crédito nos hace salir huyendo del valle. Tras 5 días recorriendo sus rincones un intento de comprar una conexion de wifi en el pueblo nos bloquea las tarjetas a los dos. Tenemos 25 dólares en el bolsillo y más de 5 días pedaleando hacia San Francisco. Pasan 4 días hasta que conseguimos desbloquearlas, y cansados de comer pasta con aceite de oliva durante los días pasados nos metemos en la primera hamburguesería que vemos para llenar nuestros estómagos de comida basura.

El camino se hace dificil. Lejos de lo que habíamos pensado, pedalear por los Estados Unidos es más salvaje que muchos lugares por los que haya pasado. Comprar comida en un supermercado no es algo que se pueda hacer cada pocos kilómetros y dormir en muchas ocasiones llega a convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. No se puede poner la tienda de campaña en cualquier lugar sin más y cuando preguntamos solemos obtener un no como respuesta.

Preguntamos en cuatro casas si podiamos montar nuestra casa de tela en el jardín, al final al quinto intento un hombre nos dice que si, Juan.

Preguntamos en cuatro casas si podiamos montar nuestra casa de tela en el jardín, al final al quinto intento un hombre mexicano nos dice que si, Juan.

Nos despertamos en casa de Juan tras una noche muy húmeda con una espesa niebla.

Nos despertamos en casa de Juan tras una noche muy húmeda con una espesa niebla.

Los Campings estan cerrados asi que con las bicis pasamos y es lo mismo que un camping abierto pero sin gente.

Los Campings estan cerrados pero con las bicis pasamos y es lo mismo que un camping abierto pero sin gente.

Entre montañas color verde y repentinas nieblas vamos llegando poco a poco a la bahía de San Francisco. Aqui nos esperan Barbara, Philipe y Amelie. Con las puertas de la casa y la nevera abiertas nos reciben al ritmo del queso y el vino que hay sobre la mesa. Barbara es amiga mía de la infancia, con quien acampada tras acampada aprendí a mancharme de hierva y bañarme desnudo en los ríos. No están los hermanos para completar el equipo, pero entre los dos nos abastecemos para recordar más de una anécdota de nuestros primeros 10 años de vida.

Barbara, Piliphe y Amelie nos reciben en su casa de Sunnyvale con la mayor de las sonrisas

Barbara, Piliphe y Amelie nos reciben en su casa de Sunnyvale con la mayor de las sonrisas.

Hemos llegado a otro de esos puntos claves del viaje en los que me imaginaba pasando algún día no muy lejano con mi bicicleta. Estamos frente al Golden Gate, a punto de cruzarlo, rumbo hacia el norte.

Golden Gate

Hemos llegado a San Francisco y a lo lejos vemos el Golden Gate, pero no lo cruzaremos hasta continuar nuestro camino al norte.

PUEDES VER EL VIDEO DE ESTA PARTE DEL VIAJE PINCHANDO AQUI

Cumplo dos años de viaje

Se que llevo muchos días sin poder viajar con todos vosotros, pero de verdad que no encuentro el momento. Pronto, muy pronto nos subiremos a la bicicleta juntos para pedalear por bosques y valles increíbles, pero será dentro de unos días. Hoy me he parado en la puerta de un McDonalds para conectarme a internet y celebrar con todos vosotros un maravilloso momento del viaje.

Hace dos años que di mi primera pedalada, sin rumbo, sin más destino que el propio camino. Hoy miro hacia atrás incrédulo de mi mismo por los más de 20.000 kilómetros recorridos, y solo las sonrisas que guardo de esta aventura me confirman que efectivamente todo esto no es solo mi sueño, es nuestro sueño.

Gracias a todos los que estais convirtiendo este viaje en una realidad.

Pinchar este link para ver el video: https://www.youtube.com/watch?v=huQkGgjrNNI&feature=youtu.be

Trailer Horizonte Norte.

Hace mucho tiempo atrás comencé a labrar una idea en mi cabeza. No estaba solo, mi amigo Alvaro Sanz, a pesar de encontrarse a más de 11.000 km de distancia, estaba al lado mio para llevarla a cabo. No podía ser otra persona la que se volcara de lleno en un proyecto como este y no precisamente porque le sobre el tiempo libre.

Asi que poco a poco, cuando el lugar me lo permitía, mantenía largas conversaciones a través de Skype para concretar poco a poco lo que acabaría siendo un maravilloso proyecto, Horizonte Norte. Un documental que, a través de la especial mirada de Alvaro, contará mi aventura hasta Alaska.

Álvaro viene con todas sus cámaras y complementos allí donde me encuentre cada cierto tiempo. La primera visita fue a Colombia, la segunda a Panamá y una tercera será dentro de dos semanas a la ciudad de San Francisco. Poco a poco hemos visto como este proyecto sale adelante con el esfuerzo y las alegrías que esto conlleva, y gracias al curso de fotografía de viajes online que ofrecemos a través de la plataforma de cursos que tiene Álvaro en su web, financiamos este proyecto por nuestra propia cuenta sin la ayuda de ninguna institución o empresa.

Álvaro ha trabajado muy duro para que ahora podamos ver los primeros frutos de este trabajo. Es una gran alegría que quiero compartir con vosotros, porque haceis posible también que este proyecto audiovisual siga adelante apoyándome en este viaje.

Espero que lo disfruteis. Toda la información del documental la teneis aqui : www.horizontenorte.es 

Horizonte Norte

Nieve y sequoias por navidad

La perspectiva de la carretera se ve interrumpida por otra que perpendicularmente la cruza. Un stop me hace poner los pies sobre el asfalto y mirando hacia atrás veo llegar a Bea que tapada por completo avanza enfrentando el frio viento. Un coche se detiene a nuestro lado. Al mirar solo veo nuestro reflejo sobre su vidrio tintado. La ventanilla se baja y dos refrescos frente a una sonrisa que nos dice “ merry christmas” aparecen de dentro del vehículo.

Nochebuena la pasamos con un menú de lujo que nos cocinamos bajo la luz de nuestra linterna. Risoto de boletus y una rica Crème brûlée de postre. Al amanecer me encuentro unos platos de comida frente a la carpa. Pavo, verdura, puré, tarta… un delicioso menú casero que desayunamos congelado por el frío.

La lluvia y el viento fue el segundo postre en nuestra cena de nochebuena.

La lluvia y el viento fue el segundo postre en nuestra cena de nochebuena.

Los viñedos, almendros, naranjos, olivos y un gran etcétera de este inmenso valle nos acompañan en línea recta hacia las montañas.

El frio poco a poco va tomando presencia a lo largo de los días y va marcando de una manera inconsciente para nosotros el ritmo de viaje. La mañanas se van alargando a la espera del calor del sol y las alforjas vaciando para ir vistiéndonos con mas capas.

Carreteras rectas entre viñedos nos dirigen a las montañas atravesando el valle San Joaquin.

Carreteras rectas entre viñedos nos dirigen a las montañas atravesando el valle San Joaquin.

El frio va marcando poco a poco el ritmo de nuestro viaje, esperando al sol para secar todas las cosas.

El frio va marcando poco a poco el ritmo de nuestro viaje, esperando al sol para secar todas las cosas.

Nos encontramos a 100 msnm y en los próximos días ascenderemos hasta los 2300. Las cumbres nevadas comienzan a aparecer tras la primera línea de montañas que ascendemos. Los bosques que arropan las laderas van siendo más fuertes y los ríos a cada curva vienen un poco más frios. Gigantescas rocas de granito dan un tono gris al predominante color otoñal que aun colorea los arboles y el suelo.

No sabemos a lo que nos enfrentamos, las sequoias es todo lo que esperamos ver hasta que poco a poco vamos sintiendo la nieve crujir bajo nuestras ruedas. Esta semana tenemos una ventana de muy buen tiempo y el sol calienta nuestras espaldas levantándose levemente del horizonte por el sur durante el dia. Pero las nevadas de la semana pasada han pintando el paisaje de blanco y poco a poco sentimos el silencio y el frio.

La carretera asciende por las laderas de la montaña hacia las cumbres nevadas.

La carretera asciende por las laderas de la montaña hacia las cumbres nevadas.

Sentirse como en casa en cualquier lugar. Campamento camino a las sequoias.

Sentirse como en casa en cualquier lugar. Campamento camino a las sequoias.

Primera linea de nieve en los bosques.

Primera linea de nieve en los bosques.

Un ciervo pasta a la vera del camino.

Un ciervo pasta a la vera del camino.

El color rojo de su corteza hace que veamos aparecer claramente la primera sequoia en el bosque. Un gigante que erguido sobre los demás pinos que lo rodean parece descansar tranquilo al calor del sol que calienta su copa. Su inmenso tronco llega a medir más de 11 metros de diámetro en su base y su altura supera los 90 metros. Los pinos que los acompañan tampoco se quedan atrás y no midiendo tanto llegan a vivir más años que las mismas sequoias, superando los 4000 años de edad. Pedaleamos por tanto entre testigos de la historia que ven pasar el tiempo a otro ritmo, sin prisa, como nosotros.

Bea ascendiendo por el parque las Sequoias.

Bea ascendiendo entre bosques de inmensos pinos que nos llevan a lo más alto.

Plantarse bajo una sequoia es simplemente impresionante

Plantarse bajo una sequoia es simplemente impresionante

Los bosques de pino y sequoias pintados por la nieve y el sol son la mejor compañia para estos dias.

Los bosques de pino y sequoias pintados por la nieve y el sol son la mejor compañia para estos dias.

Pedaleando dentro del parque nacional de las sequoias.

Pedaleando dentro del parque nacional de las sequoias. El punto amarillo de la carretera es Bea.

El final del año nos pilla bien acompañado. Al abrigo del bosque ponemos nuestra casa de tela. A las cinco de la tarde ya no queda ni un solo rayo de sol en el aire y el frio nos empuja pronto a la carpa. Al calor de las plumas compartimos una pequeña botella de ron, y a las 9 de la tarde el cansancio nos vence.

Abro los ojos en mitad de la noche con la nariz helada y miro el reloj. Son las 23:50. La nieve cruje bajo mis pies, no necesito frontal para ver por donde camino, la luna luce más de la mitad de su cara y la nieve brilla entre las ramas. Me abrazo a un árbol y veo pasar los segundos en mi reloj. Dan las 00:00 y nada cambia alrededor.

La ultima noche del año 2014 la pasamos bajo los arboles de este inmerso parque nacional.

La ultima noche del año 2014 la pasamos bajo los arboles de este inmerso parque nacional.

PUEDES VER UN VIDEO DE ESTE POST PINCHADO AQUI

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 407 seguidores